jueves, 19 de marzo de 2015

Lo que Zabalia no vio del maraton de Bcn 2015

Correr un maratón no es fácil. Cruzar la meta de un modo u otro sin pensar en el tiempo o resultado final es más sencillo pero estar mas de cuatro horas corriendo sin andar ni un metro es muy duro. Las piernas duelen, el cuerpo sufre y la cabeza se vuelve medio loca buscando una razón para no seguir corriendo. No tengo del todo claro el porqué se enfrenta la gente a este tipo de retos. Cada uno tiene su propia respuesta y yo he ido encontrando la mía a lo largo de kms de montaña, entrenos y alguna competición. Para mí un maratón, un ultratrail o un gran entreno es una aventura. Es un espacio propio que me permite encontrarme a mí mismo y disfrutar de todo lo que me rodea como normalmente no puedo hacer. Me hace sentir vivo y en el fondo sé que me hace mejor persona. Me hace recordar a las personas que me han precedido y me hace querer mucho mas a las que todavía están aquí. También es un modo de experimentar, de conocerme mejor y de intentar resolver algún que otro porque. Es muy gratificante pasar por una experiencia como esta, ya sea en solitario o acompañando a algún corredor. Es por esto que me encantó de nuevo acompañar al Sr.Zabalia en su guerra particular con el maratón de Bcn. Quizás ahora tenga mas claro de dónde saca la fuerza para poder ser finisher una vez mas ....o no?

Domingo 7:45 bajamos a la plaza España . Gran ambiente, buena temperatura para correr y mas de 19500 personas dispuestas a correr el maratón. A las 8:30 dan la salida de los pros. Nosotros tardaremos unos 12 minutos en poder cruzar el arco de salida. Las calles ya están llenas de gente aplaudiendo. La organización ha hecho un esfuerzo en dinamizar la carrera y esto se nota positivamente a lo largo del recorrido. Mayor numero de grupos musicales y gente animando. Te hace sentir especial. Los primeros kms pasan muy rápido, no me doy cuenta y nos dejamos llevar por la euforia inicial marcando parciales de 5:15 / 5:30 .Mi objetivo es bajar de las 4 horas y pasamos los 10 km en 54 minutos, Ferrán va fresco y se le ve cómodo con el ritmo. Vamos charlando y disfrutando del ambiente. Van pasando los kms y nos plantamos en el medio maratón en 1 hora y 55 minutos. Durante un buen rato me olvidé de los pocos entrenos que el lleva en el cuerpo y empiezo a pensar que quizás he forzado demasiado. Me empiezo a preocupar un pelín  y le pregunto.
Cenaste ayer? no...   
Has desayunado ? una rebanada de bimbo..... (la madre que lo pario)  
No has comido nada desde la salida y no estas bebiendo.... Voy bien!  (la madre que lo pario 2) . 

Seguimos corriendo al mismo ritmo y yo ya me voy dando cuenta que hoy no será un día fácil. En el km 25 empiezan las primera alarmas. Las piernas no le van. Joder,joder,joder !  17 km arrastrando las piernas no lo veo factible. Hay que sacar al sargento de Hierro ya. Me transformo , le grito , le animo , le empujo , le acompaño unas veces en silencio otras a viva voz. Le observo cómo se cala la gorra, se moja y se mete en su zona de sombras particular. Por mucho que yo haga solo va a depender de el que encuentre la luz al final de ese túnel. Del 30 al 40 se hace eterno pero no deja de pelear ni de correr. Que duro es el jodido. Baja algo el ritmo pero no se detiene. Yo sigo chillando. No se anda!  Vamos coño que somos gladiadores! Me cagon la p... vamos!  Aquí no se para nadie!  Más de uno que amagaba de andar  arrancó de nuevo.  Yo voy pensando que en cualquier momento se parará pero no lo hace. Sigue, sigue y sigue. No sé de dónde saca tal determinación pero finalmente  conseguimos cruzar la meta tras 4 horas y 7 minutos  sin andar ni un solo metro. 

Sr.Zabalia cuelgue esa medalla bien alto. Se la ha ganado a fuego. 
Un orgullo y un placer acompañarte en esta tremenda batalla.




2 comentarios:

  1. GRANDE CARLOS, GRANDEEEEEE !!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo me pido un Carlos para mi próxima travesía!!! Menudo lujo Fernan.

    ResponderEliminar